JEFATURA DE DERECHOS HUMANOS Y DIH

BOLETIN No. 2

Barra lateral de cuadro de texto para destacar un artículo y una foto.Invitación al evento "Equidad de género y prevención de violencia contra la mujer"

Durante la última semana de septiembre de 2015, se llevará a cabo el evento "Equidad de género y prevencion de violencia contra la mujer", en el cual participarán delegatarios de las Fuerzas Militares, la sociedad civil, la comunidad internacional, comunidad estudiantil  y el Estado Colombiano. El encuentro se realizará en el Teatro Patria, auspiciado por la Subjefatura del Estado Mayor Conjunto de Fortalecimiento Jurídico Institucional a traves de la Jefatura de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario.

El objetivo principal es visibilizar la problemática de la desigualdad y la violencia contra la mujer, lo cual refleja el gran esfuerzo institucional en pro de cerrar la brecha entre hombres y mujeres, rescatar la importancia del enfoque de género y especialmente, reflexionar sobre el deber del Estado de actuar con la debida diligencia para prevenir, investigar y sancionar con celeridad y sin dilación todos los actos de violencia contra las mujeres. [1]

En el evento se expondrá el marco normativo nacional sobre este tema, con un enfoque en derechos humanos. Se analizarán los instrumentos que buscan hacer efectiva la sensibilización, prevención y sanción de formas de violencia y discriminación contra las mujeres, siendo la Ley 1257 de 2008 referente indispensable para la discusión en temas de género.

El Estado Colombiano ha reconocido, a través de la ejecución de  una política nacional de equidad de género, la importancia de ejecutar en el territorio nacional los postulados que rigen la equidad de género para las mujeres, a través del documento Compes 161. Asimismo, el Ministerio de Defensa ha desplegado acciones positivas realizando reuniones interinstitucionales con el objetivo de crear estrategias para la consolidación de cifras oficiales sobre quejas, investigaciones, condenas y sanciones impuestas a personal militar y/o de la policía. De este modo se reconoce la importancia de perseguir, investigar y sancionar la comisión de delitos sexuales en el marco del conflicto armado, según lo reconoce el último informe de seguimiento del Compes 161.

Dado que el Estado Colombiano ratificó en el año 1996 la Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer "Convención de Bélem do Pará", es necesario que las instituciones del Estado implementen las medidas necesarias para cumplir los postulados de la norma internacional. Dicha convención establece que "la violencia contra la mujer es una ofensa a la dignidad humana y una manifestación de las relaciones de poder históricamente desiguales entre mujeres y hombres".[2]

El evento reunirá destacadas figuras a nivel nacional e internacional, quienes expondrán con el más alto rigor académico e intelectual los pormenores acerca de la equidad de género y la problemática de la violencia contra las mujeres, reconociendo que es necesario avanzar en pro de la salud y supervivencia, educación, participación, oportunidades económicas y empoderamiento político de la mujer.

 

[1] Comisión Interamericana De Derechos Humanos, OEA. Estándares jurídicos vinculados a la igualdad de género y a los derechos de las mujeres en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos: Desarrollo y Aplicación, (2011).

[2] Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer "Convención de Bélem do Pará", (11/15/96)

 

JEFATURA DE DERECHOS HUMANOS Y DIH 

BOLETIN No. 1

Descripción: Barra lateral de cuadro de texto para destacar un artículo y una foto.LEY "ROSA ELVIRA CELY" – FEMINICIDIO COMO DELITO

El pasado 5 de mayo fue aprobado en la plenaria de la Cámara de Representantes el  proyecto de ley por medio del cual se crea el tipo penal de feminicidio como delito autónomo en Colombia. Las penas podrán ascender hasta a 50 años. Lo que sigue es  la sanción de la Ley por parte del Presidente.

El objeto de esta ley – además de tipificar el feminicidio como delito– es garantizar la debida diligencia, idoneidad y oportunidad en la investigación y  sanción de las agresiones contra las mujeres, así como la adopción de estrategias de sensibilización para la prevención de la violencia feminicida, entendiendo  por esta la forma extrema de violencia contra las mujeres asociada a su condición de género, conformada generalmente por un conjunto de  conductas –con rasgos de posesión y dominación  de parte de sus parejas o exparejas– que conlleva a la muerte violenta.

Según la nueva ley, hay factores de agravación cuando el responsable de feminicidio tenga la condición de servidor público y desarrolle la conducta punible aprovechándose de esta calidad.; cuando se cometiere en menor de 18 años, mayor de 60, o mujer en estado de embarazo; cuando se cometiere en una mujer en situación de discapacidad física, psíquica o sensorial o desplazamiento forzado, condición socioeconómica o por prejuicios relacionados con la condición étnica o la orientación sexual.

 

También cuando se cometa el delito con posterioridad a una agresión sexual, a la realización de rituales, actos de mutilación genital o cualquier otro tipo de agresión o sufrimiento físico o psicológico y cuando la conducta punible fuere cometida en presencia de cualquier persona que integre la unidad doméstica de la víctima.

 

Este es un gran paso a nivel legislativo en Colombia, si se tiene en cuenta que las cifras del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses advierten que durante 2014 se registraron 1.007 homicidios de mujeres, 37.881 casos de violencia de pareja, 41.944 casos de violencia interpersonal y 16.088 por presunto delito sexual, de los cuales 13.606 corresponden a niñas

y adolescentes menores de 18 años[1]. Esto, a pesar que la Policía Nacional reportó ya para el 2015, entre enero y febrero, que la violencia contra las mujeres se redujo en 711 casos en comparación con el 2014. Potenciar el papel de la mujer en la sociedad y atender a sus intereses estratégicos y necesidades prácticas se configura en un tema de justicia y de reconocimiento, en pro de cumplir los compromisos del Estado Colombiano con las mujeres y con la comunidad internacional ratificados en convenios y en tratados internacionales en el camino de lograr la igualdad de género, la no discriminación, prevenir las violencia basada en género y la equidad social[2]".

Fuente: Subjefatura de Estado Mayor Conjunto de Fortalecimiento Jurídico Institucional

 

[1] Informe FORENSIS 2014

[2] Plan Nacional de Desarrollo, Op. cit., pág.378

 

Día Internacional de los Derechos Humanos


 
El 10 de Diciembre  se conmemora uno de los acontecimientos más importantes de la historia moderna: la adopción y proclamación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos; documento que es calificado como "Carta Magna de toda la humanidad" o como "la Constitución Universal de los Estados y de la Comunidad Internacional en materia de Derechos Humanos" e iniciación de la Carta Internacional de los Derechos Humanos.
 
El 10 de diciembre de 1948, a través de la Resolución 217 A, la Asamblea General de la recién establecida Organización de las Naciones Unidas, promulgó un documento del que bien puede decirse partió la historia en dos: antes y después de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Este valioso documento de altísimo contenido moral reafirma derechos inalienables de todo ser humano y proclama algunos que hasta ese momento no habían sido reconocidos. Como ha señalado la doctrina "la autoridad de la Declaración proviene del reconocimiento hecho por la comunidad universal en virtud del Derecho de Gentes".
 
El Comandante General de las Fuerzas Militares reitera que los miembros de la Institución respetan y observan las disposiciones de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, así como de los instrumentos de Derechos Humanos y de Derecho Internacional Humanitario, de acuerdo con las directrices impartidas al efecto y puntualizando que el centro de gravedad estratégico de las Fuerzas Militares de Colombia es la legitimidad, que la transparencia y eficacia son los pilares fundamentales de todas sus actuaciones, razón por la cual los Comandantes de Fuerza con el apoyo se sus Inspectores, vienen trabajando en la interiorización, fortalecimiento y honra de los principios y valores éticos para formar hombres y mujeres de bien y lograr la prevención de violaciones a los DDHH e infracciones al DIH. De otra parte, al interior de la institución el bienestar personal y laboral de su personal militar y civil constituye una prioridad, por ello se procura el mejoramiento de la calidad de vida y del nivel profesional.
 
Así mismo, el Comando General de las Fuerzas Militares ha trazado cinco (5) estrategias en materia de DDHH y DIH (prevención, disuasión, control, integración y estímulos), con el objeto de lograr mayor difusión de la normativa humanitaria, alcanzar su transversalidad en los procesos de educación, instrucción y entrenamiento militar y su incorporación en los manuales y reglamentos militares, asegurando de esta forma que en los procesos de toma de decisiones y en el planeamiento, conducción, control y evaluación de las operaciones militares estén siempre presentes dichas normas. Igualmente se han implementado las reglas de enfrentamiento y la figura del Asesor Jurídico operacional, con el fin de lograr la limitación a los campos de decisión, permitir un mayor control de las actuaciones de nuestros soldados y dotar a los Comandantes en todos los niveles del mando de una adecuada y oportuna asesoría. De la misma manera se ha buscado aprovechar la experiencia en el combate como lección aprendida para evitar la repetición de errores y buscar alternativas diferentes para la toma de decisiones.
 
De igual forma, las Fuerzas Militares ejercen su poder disciplinario, para sancionar al personal que desconoce el cumplimiento de la norma humanitaria y que asume actuaciones que no están acordes con la doctrina impartida, aspecto que es materia de un constante seguimiento y control por parte de las Inspecciones Generales y frente al cual se está desarrollando una labor interinstitucional de coordinación, con el fin de facilitar el desarrollo de las investigaciones.
 
Lo anterior refleja el compromiso de las Fuerzas Militares, de preparar a sus hombres y mujeres para el ejercicio legítimo de la fuerza, fundando su accionar en el cumplimiento de un deber constitucional y legal, pues uno de los fines primordiales de la Institución es el mantenimiento del régimen constitucional, del cual hace parte el catalogo de derechos y libertades públicas.
 
Así las cosas, los miembros de la Fuerzas Militares son conscientes, ahora más que nunca, que su función suprema es precisamente la protección de los derechos de todos los colombianos, y son conscientes, por lo tanto, que en ningún caso su actuación podrá ir en detrimento de ese objetivo.
 
Fuente: Oficina Comunicaciones Estratégicas