DE LA CUNA DE LANCEROS A ASPIRANTES EN LA ESCUELA NAVAL

Quince jóvenes de la ciudad de Villavicencio, establecieron una cifra récord en la historia de la Escuela Naval Almirante Padilla al ser el grupo más numeroso de esta ciudad que ingresa  en un contingente de aspirantes al Alma Mater de los Oficiales de la Armada Nacional. Estos  llaneros hacen parte  de un grupo de 160 jóvenes de todo el país que hoy inician su formación como futuros Marinos de Colombia.
 

Desde tempranas horas del día, 140 hombres y 20 mujeres, se despidieron de sus padres, amigos y familiares para comenzar su proceso de adaptación a la vida Naval Militar.

Los Aspirantes realizaron el proceso de protocolización, se hicieron el corte militar de cabello y empezaron a familiarizarse con el orden cerrado propio de la instrucción en la institución naval. 

“Con este ingreso puedo enorgullecer a mis padres, es un honor portar el uniforme, sentir esto y poder luchar por Colombia…mis expectativas en este proceso de formación son poder cada vez escalar más alto, tener disciplina, llevar cada vez con más honor el título de ser un Cadete de Infantería de Marina”, expresó el Aspirante Albert Esteban Rosas Arenas, proveniente de Villavicencio (Meta).

El Director de la Escuela Naval de Cadetes Contralmirante Francisco Cubides Granados, les presentó un saludo de bienvenida a la institución, agradeció la confianza y reafirmó el compromiso de esta alma mater en la formación integral de los futuros Oficiales.

“Hoy, 11 de enero, recibimos a un grupo de 160 jóvenes, hombres y mujeres, que han decidido venir a la Escuela Naval para ser educados como hombres de mar y de guerra; con ese empeño, la Escuela Naval los abraza junto con su familia, para dar inicio a un proceso de educación que los llevará a ser grandes marinos, grandes hombres comprometidos con la seguridad y la defensa del país, pero también con el desarrollo marítimo de Colombia”, expresó el Contralmirante Cubides.

Esta primera etapa comprenderá tres meses en los que los jóvenes aprenderán a acatar órdenes, trabajar en equipo y adoptar la doctrina naval militar, para convertirse en Cadetes Navales, de Infantería de Marina y Mercantes con la ceremonia de entrega de armas y juramento a la bandera.

Para la institución es motivo de orgullo contar con talento humano proveniente de la cuna de los gloriosos lanceros que participaron en las huestes independentistas luchando con arrojo y valentía contra el ejército español hasta lograr la victoria.  

Fuente: Armada Nacional

Submitted by josedom on Sat, 01/12/2019 - 11:10