En una operación militar efectuada por tropas del Ejército Nacional, en coordinación con la Policía seccional Caquetá, se logró la captura del sujeto conocido con el alias de ‘Mono Toño’, cabecilla de la subestructura residual 49, designado para remplazar al capturado Tocayo Guaraca y responsable de continuar con la comercialización de narcóticos por el sur del Caquetá y algunos municipios del Putumayo.

La operación que condujo a esta importante captura y que permite dar un parte de tranquilidad en la región de la amazonía colombiana, se venía desarrollando desde hacía varios días atrás, gracias al trabajo de inteligencia militar con el que se logra dar con la ubicación de este sujeto quien se encontraba en zona rural del municipio de la Montañita, Caquetá, lugar hasta donde llegaron las tropas del Batallón de Infantería Juanambú en compañía de efectivos de la Policía Nacional, quienes dieron captura a alias ‘Mono Toño’; hallando en su poder el siguiente material de guerra: dos armas de fuego de corto alcance tipo pistola, cuatro proveedores calibre 9 milímetros, una granada y dos radios de comunicación.

Alias ‘Mono Toño’ tenía más de 9 años delinquiendo al interior del extinto frente 49 de las Farc a donde ingresó como miembro de las redes de apoyo al terrorismo, entre el 2012 y 2015 fue nombrado como cabecilla de estas redes de apoyo, encargándose de la recolección de dineros provenientes del cobro de extorsiones de las que eran víctimas los campesinos y comerciantes de los municipios del suroccidente del Caquetá. Luego de la firma de los acuerdos de paz, regresó a la ilegalidad asumiendo el control de varias rutas para el envío de alcaloides, principalmente las que conducen hacia el vecino país de Brasil, además de la producción mediante laboratorios, donde se llevan a cabo los procesos químicos para la consecución de la droga.

El capturado fue dejado a disposición de la Fiscalía Especializada No.162, donde deberá responder por el delito de concierto para delinquir agravado, en hechos del 5 de abril de 2018.

Este resultado representa la contundencia de las operaciones adelantadas por la Sexta División, lo que refleja la reducción en las diferentes capacidades criminales como: pérdida en la capacidad de recolección de finanzas destinadas a los grupos armados organizados que delinquen en el Caquetá y Putumayo, además una disminución en la capacidad de producción de pasta base de coca y cocaína, logrando un golpe contundente al interior de este grupo armado organizado residual, que minimiza sus acciones en contra de la población civil y la Fuerza Pública.

Fuente: Ejército Nacional 

0 Comments
Tuesday, May 14, 2019 By merybra