Esta actividad ilegal es mucho más rentable para los grupos armados organizados que el narcotráfico, generando efectos devastadores en el medioambiente, daños en la salud de las poblaciones y contaminación de ríos y diferentes especies.

Un gran golpe a las grupos armados organizados que realizaban la explotación ilícita de yacimientos mineros en el área general del municipio López de Micay en el departamento de Cauca, en los cuales se extraían 600 gramos de oro mensual que generaban ingresos cercanos a los 900 millones de pesos, fue dado en una operación conjunta, coordinada e interinstitucional, entre el Ejército Nacional, la Armada de Colombia, la Fuerza Aérea Colombiana, la Policía Nacional y la Fiscalía General de la Nación.

La inteligencia e investigación que duró aproximadamente un año, fue adelantada por la Fuerza Naval del Pacífico y la Fiscalía Especializada No.14 contra los delitos ambientales. 

Para llevar a cabo esta operación se contó con la participación de 180 hombres de la Vigésima Novena Brigada, adscrita a la Tercera División y la Brigada Contra la Minería Ilegal del Ejército Nacional, de la Brigada de Infantería de Marina No.2, adscrita a la Fuerza Naval del Pacífico, del Comando Aéreo del Combate No.7 y la Unidad Nacional de Intervención Contra la Minería Criminal de la Policía Nacional, que fueron transportados en diferentes aeronaves hasta la zona, donde se realizaba labores ilícitas de explotación y extracción de oro.

Al arribo de las tropas, los integrantes de los grupos armados organizados trasladaron la maquinaria cerca de las comunidades, a las cuales mantienen manipuladas y amenazadas para evitar el accionar de la Fuerza Pública. 

Durante la operación fueron recuperadas 26 hectáreas que eran empleadas para la explotación ilícita, destruidas seis retroexcavadoras Caterpillar, tres motores para extracción de agua y cuatro unidades productoras mineras ilegales (UPM) intervenidas. La afectación al grupo armado organizado por la maquinaria destruida asciende a los 2.550.000.000 de pesos.

La explotación ilícita de los yacimientos ilegales de oro, se ha convertido en un negocio mucho más rentable que el narcotráfico para los grupos armados organizados, ya que una vez extraído, puede ser comercializado posteriormente de manera legal. 

La biodiversidad y riqueza de diferentes regiones del país, se está viendo golpeada por la deforestación que produce este delito ambiental, problemática que genera la contaminación de fuentes hídricas de las cuales las comunidades que se encuentran a su alrededor subsisten. La contaminación por mercurio se está convirtiendo en un problema de salud pública que conlleva a deformaciones en seres humanos. 

La Fuerza Pública ratifica su compromiso con la protección y preservación del medio ambiente, e invita a la ciudadanía a denunciar cualquier acto ilícito o actividad sospechosa a la línea gratuita Nacional 147, disponible las 24 horas.

Fuente: Ejército Nacional 

0 Comments
Thursday, May 23, 2019 by Comunicaciones (no verificado)