Huila. El no poder estar al tanto de los cuidados de su pequeño, llevó a un joven guerrillero perteneciente al ELN a presentarse voluntariamente a tropas de la Novena Brigada.
Alias ‘Chinchena’ como era conocido en las filas del Frente de Guerra Oriental, compañía ‘Simacota’ del ELN, en donde ocupaba el cargo de segunda cabecilla, no lo pensó dos veces y eligió la libertad y el cuidar de su familia. Para ello buscó el apoyo de los soldados del Batallón Especial Energético y Vial No. 12 de la Novena Brigada. La pérdida de su hijo de ocho meses, quien falleció como consecuencia de la Epilepsia, y la herida que recibió en un pie durante combates con las Fuerzas Militares, lo llevaron a reflexionar de lo importante de poder estar y cuidar de sus seres queridos. Ingresó tres años atrás agobiado por los problemas económicos y el recuerdo del abandono de su madre cuando él y sus hermanos aún eran muy pequeños, sin embargo y aun cuando con ciertos privilegios tras alcanzar el mando de segundo cabecilla, entendió que vivía en un mundo de ilegalidad, con la zozobra de morir en combate o terminar tras las rejas. A sus 25 años su área de injerencia delictiva se concentraba en Arauca, frontera con Colombo - Venezolana, de ahí que al momento de huir, decidió salir de la zona para encontrar el apoyo del Gobierno Nacional en aras de reincorporarse a la vida civil. Reiteran los Héroes Multimisión de la Novena Brigada, su apoyo a quienes deciden abandonar las filas de la  ilegalidad y contribuir con el progreso del país. En cualquier parte de la geografía huilense, está tendida la mano del soldado para ayudar con el proceso de reincorporación. Fuente: Novena Brigada del Ejército Nacional  
Enviado por Comunicaciones (no verificado) el Mié, 19/09/2018 - 08:00