•    Desde el Parque Nacional Serranía de Chiribiquete, el Presidente Iván Duque oficializó este domingo la puesta en marcha de esta estrategia que se adelantará en todos los parques naturales el país y que está vinculada a la Política de Defensa y Seguridad, una de cuyas prioridades es detener la deforestación en el país, al declarar el agua, la biodiversidad y el medio ambiente, por primera vez en la historia colombiana, como de interés nacional principal y prevalente.

•    Es la primera vez que una política de esta naturaleza reconoce a tales recursos como activos estratégicos de la Nación, en un contexto de escasez y de eventuales conflictos internacionales por su control. Su protección se convierte en objetivo principal frente a los factores que depredan la riqueza hídrica y destruyen la naturaleza.

•    Dentro de esta estrategia, las autoridades emprendieron la primera operación de la Campaña ‘Artemisa’ para la protección del Parque Nacional Natural Serranía de Chiribiquete y el resguardo Llanos de Yarí, en la que se recuperaron 120 hectáreas de bosques, fueron capturadas 10 personas y reintegraron derechos a cuatro menores de edad. También se incautaron vehículos, armas y maquinaria amarilla, y se destruyeron cuatro construcciones tipo vivienda, con estructura en madera, y dos puentes improvisados.

•    “Restaurar las 120 hectáreas que estamos recuperando puede remover 22 mil toneladas de CO2 de la atmósfera en 8 años. Esto equivale a lo que emiten 240 mil carros en el viaje Medellín – Bogotá – Medellín”, explicó el Presidente Duque.

•    La primera operación de la Campaña ‘Artemisa’, que se inició el pasado miércoles 15 de abril, fue coordinada directamente por el Presidente Duque, quien, el jueves 16 de abril, en la Casa de Nariño, encabezó una reunión estratégica –junto con los ministros de Defensa y Ambiente, Guillermo Botero y Ricardo Lozano, respectivamente, y los altos mandos de las Fuerzas Militares y la Policía Nacional–, para dar los últimos toques e impartir las instrucciones finales a las tropas y las entidades del Gobierno encargadas de consolidar los operativos para proteger esta reserva natural de la Amazonía colombiana. 

La Macarena, Meta, 28 de abril de 2019

El Presidente Iván Duque lanzó este domingo, desde el Parque Nacional Natural Serranía de Chiribiquete, una gran ofensiva que busca detener el avance de la deforestación en Colombia y erradicar factores asociados a la criminalidad que la producen, como la minería ilegal, los cultivos ilícitos y la colonización ilegal, iniciativa que liderarán las Fuerzas Militares y la Policía Nacional en todos los parques naturales del país, con el apoyo de la Fiscalía General de la Nación y el acompañamiento del Ministerio de Ambiente,  Parques Nacionales Naturales y el Ideam, entre otras entidades.
 
La estrategia está vinculada a la Política de Defensa y Seguridad, puesta en marcha por el Gobierno del Presidente Duque, una de cuyas prioridades es detener la deforestación en el país, al declarar el agua, la biodiversidad y el medio ambiente, por primera vez en la historia colombiana, como de interés nacional principal y prevalente.
 
Es la primera vez que una política de esta naturaleza reconoce a tales recursos como activos estratégicos de la Nación, en un contexto de escasez y de eventuales conflictos internacionales por su control. Su protección se convierte en objetivo principal frente a los factores que depredan la riqueza hídrica y destruyen la naturaleza.
 
Primera operación de la Campaña ‘Artemisa’
 
Dentro de esta estrategia, las autoridades emprendieron ya la primera operación de la Campaña ‘Artemisa’ para la protección del Parque Nacional Natural Chiribiquete y el resguardo Llanos de Yarí, en la que se recuperaron 120 hectáreas de bosques, fueron capturadas 10 personas y se reintegraron los derechos a cuatro menores de edad. También se incautaron vehículos, armas y maquinaria amarilla, y se destruyeron cuatro construcciones tipo vivienda, con estructura en madera, y dos puentes improvisados.

“Restaurar las 120 hectáreas que estamos recuperando puede remover 22 mil toneladas de CO2 de la atmósfera en 8 años. Esto equivale a lo que emiten 240 mil carros en el viaje Medellín – Bogotá – Medellín”, explicó el Presidente Duque.

La primera operación de la Campaña ‘Artemisa’, que se inició el pasado miércoles 15 de abril, fue coordinada directamente por el Presidente Duque, quien, el jueves 16 de abril, en la Casa de Nariño, encabezó una reunión estratégica –junto con los ministros de Defensa y Ambiente, Guillermo Botero y Ricardo Lozano, respectivamente, y los altos mandos de las Fuerzas Militares y la Policía Nacional–, para dar los últimos toques e impartir las instrucciones finales a las tropas y las entidades del Gobierno encargadas de consolidar los operativos para proteger esta reserva natural de la Amazonía colombiana. 

En esa reunión, el Jefe de Estado ordenó desplegar todas las capacidades de las Fuerzas Militares y la Policía Nacional en una extensión aproximada de cuatro millones de hectáreas, que corresponden a la Serranía de Chiribiquete, área declarada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, Hotspot Mundial de Biodiversidad y territorio ancestral de comunidades indígenas.
 
Las personas capturadas en el operativo fueron puestas a disposición de las autoridades judiciales, y deberán responder por los delitos de daños a los recursos naturales, invasión de áreas de especial importancia ecológica e incendios. Los menores de edad fueron conducidos a la Policía de Infancia y Adolescencia de San José del Guaviare, para el restablecimiento de sus derechos por parte del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF).
 
En la operación, las autoridades encontraron que hubo vertimientos de hidrocarburos, que eran utilizados para mantenimiento y operatividad de maquinaria para la construcción ilegal, ejercicio que termina por contaminar los recursos hídricos, así como por afectar la fauna.
 
También se evidenció la utilización de productos químicos pesticidas y insecticidas, con efectos residuales sobre el ambiente al interior del área protegida; así mismo, se detectó tala indiscriminada de árboles para la construcción de las vías al interior del área protegida, excavaciones que afectan el suelo y la cobertura vegetal, al igual que presencia de animales domésticos –bovinos, caninos, aves de corral, porcinos y equinos, entre otros–, los cuales generan riesgos de enfermedades zoonóticas transmisibles a especies de fauna silvestre protegida.
 
Entre los hallazgos, se encontró el uso de sustancias inflamables que representaban una alta amenaza de incendios, aumento de las basuras y contaminación auditiva.

Importancia de Chiribiquete

Cabe recordar que Colombia cuenta con una extensión terrestre del 0,7 por ciento de la superficie del planeta y alberga alrededor del 10 por ciento de la fauna y flora del mundo. El país ocupa el segundo lugar en biodiversidad, está entre las 12 naciones más megadiversas y ocupa el tercer lugar entre los países con más agua en el orbe.

El Parque Nacional Natural Serranía de Chiribiquete tiene un papel fundamental en la reducción de la vulnerabilidad ante los efectos negativos del cambio climático global.

En este sentido, se destaca su papel en la regulación hídrica regional, ya que provee el 31 por ciento del agua superficial de la Amazonía, con una oferta hídrica estimada de 70.264 millones de metros cúbicos de agua. Adicionalmente, sus bosques poseen un contenido aproximado de 450 millones de toneladas de carbono que, en proporción, equivalen a las emisiones totales de CO2 de todo el país entre 2008 y 2014.

De esta manera, el Parque de Chiribiquete contribuye a salvaguardar los procesos de regulación hídrica regional y a reducir la vulnerabilidad  ante los efectos de la variabilidad climática, por lo que su protección y conservación es prioridad para la administración del Presidente Duque.
Así mismo, cabe recordar que Chibiriquete fue declarado Patrimonio mixto de la Humanidad en 2018 por la Unesco, debido a su gran aporte a la preservación de la biodiversidad y los ecosistemas naturales del planeta, y también por la multiplicidad de expresiones culturales de comunidades que allí se han asentado a través del tiempo.
Esta reserva natural está ubicada en los municipios de San José del Guaviare, Miraflores y Calamar (Guaviare), y San Vicente del Cagúan, Solano y Cartagena del Chairá (Caquetá). Se trata del parque natural de selva húmeda más grande del continente, con una extensión de 4,2 millones de hectáreas.
 

0 Commentaires
Sunday, April 28, 2019 by Anonyme (non vérifié)